“A TRAVÉS DE LA IMAGEN CONTRIBUYO A QUE LA GENTE ADQUIERA FORMACIÓN POLÍTICA”

 

Imágenes que cuentan "Realidades" para no caer en el olvido. Fotos de detenciones, masacres, asaltos, violaciones, allanamiento de territorios…, se agolpan en una galería itinerante en la Carrera Séptima de Bogotá, a la altura de la calle 20, para atraer a la ciudadana que pasea el viernes por la noche por una de las vías más concurridas de la capital. La idea es de Carlos Alberto Castaño Martínez, un campesino desplazado forzosamente del Tolima al que le gusta la fotografía y que se empeña en acercar su trabajo a cualquier espacio público en un ejercicio de recuperación de memoria histórica. El motivo, el septimazo celebrado por la Cumbre Agraria Campesina, Étnica y Popular a modo de remate final de una "semana de indignación" cargada de actividad y mucho trabajo.

CONSTITUYENTES POR LA PAZ/ 06.09.2015

Silvia Arjona Martín

 

Satisfacción y cansancio. Constancia y lucha. Resistencia y alegría. Los sentimientos se mezclaban por igual en la recta final de la Cumbre Agraria Campesina, Étnica y Popular que concluía el viernes 4 de septiembre en Bogotá. Las comunidades campesinas, indígenas y afrodescendientes que han participado en esta jornada desde el 30 de agosto han regresado a sus territorios contentas por todo lo conseguido: acercar el campo a la ciudad, establecer un diálogo con escucha activa y conseguir que el Gobierno cumpla con sus acuerdos en materia de territorio y garantías de derechos humanos en las zonas rurales.

En una semana de indignación llena de actividades sociales y políticas por toda la ciudad, no faltaron la música campesina y la proyección de cortometrajes en el septimazo celebrado el viernes por la noche en la capital a modo de conclusión. La Carrera Séptima fue testigo de una concentración pacífica donde el sentir alegre se palpaba sin  que importara ya el cansancio, ni el frío, ni el ritmo frenético y cambiante de esta cumbre.

La galería de la memoria Realidades, de Carlos Alberto Castaño Martínez, un campesino que lleva doce años captando lo que ocurre en Colombia para no olvidar, y sin otra ayuda que la que le ofrece la ciudadanía a modo de agradecimiento por su labor, también acompañó esta concentración callejera. Su propósito era acercar a la gente que paseaba por esta vía céntrica tanto el pasado y el presente de lo que sucede en el interior del país.

Con Carlos conocemos los motivos que le llevan a captar en imágenes todo aquello que marca injusticia, violaciones, amenazas y destierro en el interior de Colombia. Con él y su trabajo nos cercioramos de la importancia de que se celebren Cumbres Agrarias como ésta, así como que continúen las luchas sociales y políticas de un pueblo que lo único que desea es vivir en paz.

 

Pregunta: Carlos, ¿qué muestra en esta galería de la memoria?

Respuesta: Yo siempre trato de acompañar los procesos sociales del pueblo colombiano, los procesos de resistencia de los afrodescendientes, indígenas, campesinos… Siempre estoy ahí y desde el año 2003 decidí construir esta galería de la memoria, que se llama Realidades, porque el ojo y el lente no mienten.

P: ¿Por qué es necesario reconstruir en fotografías las realidades de Colombia? ¿Cómo se te ocurre esta idea y por qué?

R: Bueno, yo soy un campesino desplazado por el conflicto armado del Tolima, situación que no sólo he vivido yo, sino que la vivieron mis padres, mis abuelos, mis tatarabuelos… En 2001 sufro desplazamiento de mi parcela por parte del paramilitarismo y siendo desplazado para arriba y para abajo sin saber a dónde ir, se me ocurrió construir lo que es el conflicto social y armado a través de la fotografía, arte del que soy un enamorado, y recuperar imágenes que están en el olvido.

Así empecé a construir esta galería de la memoria que siempre he tratado que esté en el espacio público: en la calle, en la universidad, en la escuela, en la vereda…, para contribuir a que la gente adquiera formación política a través de la imagen.

 

P: ¿Por qué le quitan sus tierras, por qué le desplazan, que tienen esas tierras que son tan codiciadas por los grupos armados o por las multinacionales?

R: Todo el interior de Colombia es muy apetecible. Por ejemplo, el Chocó es una zona muy selvática, hay mucha riqueza en el subsuelo y lo que hacen a través de la represión es desplazar a las comunidades y adueñarse de las tierras.

En Córdoba, otro ejemplo, se hicieron las represas Urrá I y Urra II donde había comunidades indígenas Emberá-Chamí que fueron sacadas para hacer una central hidroeléctrica que produce energía para llevarla a otras partes fuera del país.

También en Córdoba, en Tierra Alta, hay más de 6.000 indígenas de esas comunidades que fueron desplazadas y que ahora están totalmente hacinadas, viviendo de la caridad humana y en condiciones deplorables en otros lugares. Eso también pasa en el Huila, donde están construyendo la represa del Quimbo y donde más de 30.000 campesinos y campesinas han sido desplazados para su construcción.  Y así sucesivamente.

El problema de las tierras también pasa por las dificultades para producir y comercializar determinados alimentos, siendo el territorio un lugar inhóspito para el que es difícil el acceso de maquinaria para trabajar la cosecha o vehículos que transporten la producción. En el Catatumbo, por ejemplo, una zona muy rica, el sistema está hecho para que el campesinado no pueda sobrevivir con otra cosa que no sea el cultivo de hoja de coca.

Y ésta es la realidad que estamos viviendo y que no se conoce en su totalidad. Pero que a la larga nos va a traer un gran problema al pueblo colombiano porque está en juego la vida, el futuro de los pueblos, la producción de alimentos, que cada vez está bajando más y estamos siendo más dependientes de lo que nos traen de fuera.

P: ¿Hasta dónde ha llegado Realidades y qué recepción ha recibido en aquellos lugares donde el contexto de Colombia se desconoce?

R: En todas partes donde la he llevado ha recibido gran aceptación. No sólo en Colombia, sino también en Venezuela, España, Italia, Ecuador, Perú, Bolivia… La gente parece que se identifica con esa realidad.

P: Exactamente, ¿cuál es esa realidad que muestra en esta galería?

R: La realidad social que vive el pueblo colombiano y que también vive América Latina: hambre, miseria, exclusión.... Toda esa situación que hace que cada vez se incremente más la violencia y la muerte.

La gente, al ver estas imágenes, les ayuda a reflexionar de la realidad tan cruda que tenemos. Y con estas fotos se llevan otra visión de lo que es este país. La gente que se dedica mucho a ver la “telebasura” o a escuchar la radio y leer la prensa “burguesa” no saben de la realidad  porque esos medios lo único que hacen es engañar y engañar.  Pero con esta perspectiva, que es la de la gente que viene desde abajo, se llevan otra idea y se convencen de que hay que hacer algo.

P: ¿Ha tenido algún problema para mostrar esta galería de la memoria en algunos espacios públicos?

R: Si, claro. Los problemas han sido muchos. Yo he recibido amenazas, me han quitado la exposición muchas veces, han allanado mi casa, me han desplazado... Desde diciembre para acá he recibido dos amenazas de muerte por las Águilas Negras, que nos la disfrazan de negras pero yo tengo claro que son verdes.

P: ¿Y a qué se deben esas amenazas si ya no está en su tierra, lugar del que fue desplazado?

R: Por el trabajo que realizado con esta galería me vinculan con la guerrilla. Me dicen que soy terrorista y a través de este señalamiento empiezo a recibir amenazas de muerte.

 

P: Ahora que es un periodista ciudadano, ¿cómo ve el trabajo que realizan los medios de comunicación de Colombia informando sobre las realidades que usted ha vivido y vive en el interior, en las regiones?

R: El problema es que los medios de comunicación nunca muestran la realidad tal y como es. Siempre nos engañan y por eso yo trabajo para enseñar nuestra realidad y hacerlo en la calle. Los medios masivos nunca reflejan la verdad porque no les interesa, están vendidos y mienten, no informan como deberían y generan imágenes estereotipadas y estigmatizadoras de un pueblo que es trabajador y que lucha diariamente para que su vida sea digna y dignificada.

P: ¿Qué le ha parecido la Cumbre Agraria, usted que ha estado inmerso en ella desde el primer día y acompañándola con la galería Realidades? ¿Cree que es efectivo acercar el campo a la ciudad como se ha hecho esta semana en Bogotá?

R: Estos espacios me parecen muy importantes. Aunque ha faltado información para ofrecer a las personas que se han acercado a las actividades, como quienes pasean hoy (por el viernes por la noche) por esta calle tan concurrida, me parece muy importante para traer las problemáticas del campo a las ciudades y que la gente sepa la realidad de los territorios. Que es totalmente diferente a la que nos dibujan los grandes medios porque todavía se siguen desplazando, se persiguen a los líderes comunitarios, se usurpa la tierra, se las entrega a las grandes multinacionales, el paramilitarismo todavía está vivo allí…

 P: Entonces, ¿seguirá construyendo la galería de la memoria y captando con su cámara aquellos momentos que deban ser grabados para no caer en el olvido?

R: Sí, esa es la intención, mientras yo siga respirando continuaré construyendo memoria y contribuyendo en mantenerla viva.

 

Vean la galería fotográfias del Septimazo de la Cumbre Agraria realizada por Constituyentes por la Paz. 

Tags: