LA VEEDURÍA SOCIAL ALERTA DEL RIESGO DE RUPTURA DEL CESE UNILATERAL AL FUEGO

 

La Veeduría Social, integrada por Frente Amplio por la Paz, Constituyentes por la Paz con Justicia Social y Comunidades Basadas en la Fe, avisa de la preocupante situación que se presenta ante el creciente fenómeno paramilitar y el aumento de pie de fuerza por el Ejército Nacional y la Policía en zonas donde están establecidas las FARC- EP, generando una situación contraproducente para llegar a la téminación del conflicto en Colombia.

Bogotá./ 03.11.2015.

Como ya se ha venido evidenciando en los recientes informes anteriores presentados por esta Veeduría Social, integrada por Frente Amplio por la Paz, Constituyentes por la Paz con Justicia Social y Comunidades Basadas en la Fe, sobre el creciente fenómeno paramilitar y aumento de pie de fuerza por el Ejército Nacional y la policía en zonas donde están establecidas las FARC- EP, que coincide, en parte, con la denuncias expresadas en comunicado del grupo insurgente FARC – EP donde denuncia “copamiento” por parte de la fuerza pública en más de once departamentos, esta Veeduría se ha reunido de manera extraordinaria para valorar esta preocupante situación, que puede ser contraproducente para llegar a la terminación del conflicto, y ha determinado las siguientes conclusiones: 

1. No podemos desconocer los avances que produce el cumplimiento de parte de las FARC – EP de su ofrecimiento de Cese Unilateral y por lo tanto el Gobierno debe responder con gestos parecidos de desescalamiento. Durante todo este tiempo la sociedad civil ha pedido que se declare el cese bilateral al fuego (en el que ya las partes han llegado a una propuesta), por eso animamos a que se mantengan el compromiso.  

2. Pedimos a las FARC- EP la continuidad del cese unilateral y solicitamos al Gobierno Nacional fortalecer las condiciones para la continuidad del mismo y el cumplimiento del comunicado conjunto “Agilizar en la Habana y Desescalar en Colombia” como construcción de confianza ante la sociedad colombiana. 

3. Que en ese compromiso se avance en el diseño, por parte de la Subcomisión técnica [1] designada por las partes, para acordar los mecanismos o términos del Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo y Dejación de Armas, incluyendo el sistema de monitoreo y verificación.   

4. La Veeduría Social se hará presente en la Habana (Cuba) la próxima semana con el propósito de hacer un trabajo de incidencia por el mantenimiento de este cese unilateral por parte de las FARC - EP y la solicitud de que las partes avancen hacia el cese bilateral. Por lo tanto, pedimos un diálogo con el presidente Juan Manuel Santos y con el ministro de Defensa Luis Carlos Villegas; igualmente llamamos a los sectores políticos y sociales a apoyar la continuidad del cese unilateral y a colaborar a que las partes mantengan los acuerdos para desescalar el conflicto. 

5. La Veeduría Social someterá las denuncias presentadas por las FARC - EP a la metodología de contrastación de fuentes con que metodológicamente ha actuado desde diciembre del año pasado y presentará un boletín especial sobre ello. Adicional a ello, se hará una verificación en terreno principalmente a los departamentos de Caquetá - Meta, Catatumbo, Cauca y Urabá Chocoano. En dichas zonas se propone un “copamiento humanitario” alentando a que sea acompañado por sociedad civil y comunidad internacional.  

6. Esta Veeduría Social ejercerá un trabajo de incidencia y diálogo con comunidad internacional, principalmente con los países garantes y demás comunidad internacional que tiene sus ojos puestos en el proceso de paz y ha manifestado su respaldo y su apoyo, para que se pronuncien ante esta alerta y apoyen un proceso de mayor veeduría a nivel internacional.  

7. Ante la denuncia presentada por las FARC - EP, y subrayando que falta la realización de nuestro proceso de profundización de la investigación, podemos advertir, previamente, que varias de estas denuncias coinciden con nuestras investigaciones en el sentido de advertir tendencias peligrosas para el proceso de paz, entre ellas el tema del aumento de la presencia paramilitar y aumento en el pie de fuerza. Por ello solicitamos que se integren mejores mecanismo de verificación y toma de decisiones para evitar que el riesgo de este aumento se convierta en el mayor peligro para la comunidad y el proceso de paz. 

8. Proponemos que se integre una comisión de apoyo para la distensión del conflicto, integrada por personalidades y organizaciones del Frente Amplio y otros sectores de opinión, que puedan dirigirse a las regiones, con pedido previo de garantía a las partes para interlocutar con las autoridades locales y las comunidades con el fin de lograr que se mantenga un ambiente propicio para la continuidad del cese unilateral.
 
En este momento, por primera vez las partes hablan de marzo como mes para la firma formal de los acuerdos y diciembre para el cese bilateral, sirndo esta última fecha muy reclamada por la sociedad civil desde hace mucho. Alcances de esta trascendencia para el proceso de paz son señales que se avanza irreversiblemente hacia la superación del conflicto armado. No se debe permitir que hechos como los que nos ocupan frustren el valor de lo hasta ahora alcanzado.
  
 

[1] El segundo punto de comunicado conjunto “Agilizar en la Habana y Desescalar en Colombia” menciona: (...) “II. En particular, acordar sin demoras los términos del Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo y Dejación de Armas, incluyendo el sistema de monitoreo y verificación. Para ello, las delegaciones solicitarán el acompañamiento en la sub comisión técnica de un delegado del Secretario General de Naciones Unidas y un delegado de la presidencia de UNASUR (actualmente Uruguay), con el fin de que contribuya a poner en marcha la discusión sobre el sistema de monitoreo y verificación y a preparar desde ahora su implementación, sin perjuicio de la decisión de las delegaciones sobre la participación en el futuro, en el sistema de monitoreo y verificación, de otras organizaciones o países.” (…)