lAS ORGANIZACIONES SOCIALES QUIEREN SU MESA DE DIÁLOGOS PARA LA PAZ

 

Diversos sectores del movimiento social y político de Colombia hacen llamamiento a la Mesa Social para la Paz con el fin de discutir, coordinar y negociar con el Gobierno aquellos pliegos y agendas que, hasta el momento, no se han trabajado ni se prevé hacerlo con los grupos insurgentes en los Diálogos de Paz.

Silvia Arjona Martín. 05/11/2015

Indígenas, afrodescendientes, mujeres, jóvenes, personas con discapacidad, ambientalistas, políticos y políticas, personas de fe y espiritualidad, especialistas en derechos humanos, representantes internacionales… Muchos han sido los colectivos, movimientos, organizaciones y entidades que se han unido a la Mesa Social para la Paz, un espacio de análisis, discusión y negociación que prevé trabajar junto al Gobierno de la República aquellos pliegos y agendas que no se están abordando con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP) en La Habana, ni se prevé hacerlo con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) en futuras negociaciones previstas.

A pesar de ello, ambos grupos insurgentes, convencidos de la importancia de la participación ciudadana en este tan importante proceso hacia la paz, enviaron vídeos de saludos y llamamiento a la unión como símbolo de cooperación y trabajo colectivo.

“Sin la participación social será difícil alcanzar éxitos de paz verdadero”, “entendemos la paz como un verdadero diálogo nacional para reprimir la violencia de años”, “hay que caminar juntos en un Proceso constituyente”, fueron algunas de las frases escuchadas en el acto de llamamiento a la participación de la Mesa Social porque la construcción de la paz será colectiva o no será.

A pesar de que se muestran aperturas políticas para construir esta paz por parte del Gobierno y los grupos insurgentes, las violaciones a los derechos humanos como las persecuciones, hostigamientos, desapariciones de personas, desplazamientos forzados, entre otras, siguen estando presentes en Colombia y forman parte del conflicto armado que ya perdura 60 años.

Es por ello que la ciudadanía, que no ha dejado de trabajar desde sus procesos y territorios, se vea en la necesidad de alzar aún más la voz, ahora de manera conjunta, para que se la tenga en cuenta en una deseada mesa plural con el fin de apostar por un modelo de sociedad distinto al actual donde la vida, la esperanza y la justicia social caminen de la mano.

Eduardo León, vocero de Congreso de los Pueblos, proceso social y popular convocante de esta mesa, aseguró que sin la participación social, especialmente de aquellos grupos y colectivos excluidos, no será posible la construcción de la paz en Colombia. “Desde esta parte de la sociedad proponemos y exigimos nuestra participación, decisoria y vinculante, para la necesaria justicia social y ambiental y una vida digna”, explicaba con micrófono en mano ante la atenta mirada de un salón repleto de gentes venidas de todas las regiones del país.

Por su parte, la integrante de la Comisión de Paz y de la Comisión de Equidad del Congreso de la República, Ángela María Robredo, aseguró en su intervención que “en medio de la guerra sigue la vida y la lucha continúa siendo necesaria para una paz transformadora”. Ella, desde su posición de política, ve totalmente necesario el trabajo conjunto y colectivo de la sociedad colombiana donde se tengan en cuenta las demandas de la ciudadanía para la construcción de país. Y es que, “somos el partido para la paz”, exclamó con alegría.

Por su parte, el senador Iván Cepeda aseguró que la paz se construye en los territorios por lo que ve es fundamental el trabajo que se viene realizando allá. “Si, por el contario, se persigue militarizar los territorios, si se tiene mano blanda con el paramilitarismo o se sigue deteniendo a gente como Feliciano Valencia, no se construye paz”, recalcó.

En el acto también se habló del empresariado como colectivo ausente en las negociaciones de paz en Colombia a pesar de “ser responsable del dolor de este pueblo”, como comentó Alberto Castilla, del movimiento campesino, quien tiene claro que se debe igualmente dialogar con este gremio para la construcción de la paz.

Pero no todo en el acto fueron llamamientos y discursos de representatividades. También hubo espacio para una oración de distintas espiritualidades con la que se llamó al amor y a los cuidados entre los presentes como rumbo a tener en cuenta para la Mesa Social; hubo música reivindicativa de la mano de un joven grupo de hip-hop venido de Barranquilla; y, al final, un inesperado apagón de luces ofreció un momento incómodo bloqueando, en cierta forma, el cierre del llamamiento de la Mesa Social. “¿Pareciera que fuera un saboteo, no?”, se escuchaba entre la muchedumbre que no sabía muy bien que estaba pasando mientras desde el palco llamaban a la calma y a la evacuación. Finalmente, tras unos minutos a oscuras, la luz volvió y se pudo terminar el llamamiento de la Mesa Social para la Paz tal y como se había planificado.

Este acto público ha sido un nuevo paso al frente por parte de la sociedad civil organizada para vanzar hacia el fin del conflicto armado y la negociación de los conflictos sociales. A partir de ahora entran a jugar las propuestas, iniciativas, acuerdos y objetivos bajo todos los enfoques, miradas y demandas de los territorios. La unidad del pueblo colombiano será el camino que transite el proceso constituyente en un país que cada día demuestra más y mejor que tiene mucha gente, dispuesta y preparada, para construir una paz con justicia social.

Vea acá toda la galería de fotos del llamamaiento a la Mesa Social para la Paz https://www.flickr.com/photos/constituyentesporlapaz/albums/72157660873055341

Tags: