¿Qué mandata el movimiento social y popular sobre el tema minero-energético?

 

Al final del texto descarga el informe completo en PDF

Presentación.

Desde el Plan de las Cuatro Estrategias del presidente Misael Pastrana (1970 – 1974), los siguientes gobiernos de Colombia han elaborado planes de desarrollo que identifican actividades o sectores prioritarios de la economía para que se conviertan en “motores de crecimiento”, con el fin de que impulsen al conjunto de la economía hacia mayores niveles de desarrollo y bienestar. El presidente Juan Manuel Santos ha llamado a estos “motores” como “locomotoras” y una de esas es la minero-energética, que ha sido importante para el Estado colombiano por ser una fuente dinámica de generación de riqueza, clave en un país con dificultades fiscales y grandes necesidades sociales.1

Debemos recordar que este “boom” minero que está desarrollándose en Colombia viene impulsándose desde el año 2006, a finales del primer periodo de gobierno de Álvaro Uribe Vélez, con el “Plan Nacional para el Desarrollo Minero, Visión al año 2019.” Dicho plan señaló que el papel del Estado era el de “facilitar la actividad minera, promover el desarrollo sostenible en la minería y fiscalizar el aprovechamiento minero. Dicho de otra forma, el Estado renunciaba a su papel de administrar los recursos mineros, y asumía una labor de control y fiscalización de las actividades extractivas realizadas por agentes privados.”2

Es así como la locomotora minero-energética del gobierno de Juan Manuel Santos, planeada dentro del “Plan Nacional de Desarrollo 2011-2014 Prosperidad para todos, más empleo, menos pobreza y más seguridad”, es la profundización del modelo de economía extractiva que responde a la agenda económica del capital transnacional y nacional privado. Es decir que el auge de la minería en Colombia es parte de una estrategia empresarial transnacional que busca aprovechar la alta demanda internacional de minerales, explotándolos en los países del tercer mundo para alimentar la industria de los países desarrollados o de la grandes economías emergentes, que producen bienes manufacturados de alto valor agregado, reprimarizando las economías de los países con gran diversidad de recursos minerales en contra de las posibilidades de industrialización.3

Tras la consecución de convertir a Colombia en uno de los principales destinos latinoamericanos para la inversión privada, nacional y extranjera, destinada a la exploración y explotación minera, aumentaron los conflictos socio-ambientales, económicos y políticos en el país. Los campesinos, las comunidades indígenas y afrodescendientes, los pequeños y medianos mineros, los trabajadores de las mismas empresas de explotación minero- energética y de hidrocarburos, y en algunos casos puntuales los habitantes urbanos, son los principales afectados de estos conflictos.

El presente trabajo de sistematización busca analizar y compartir las diferentes propuestas hechas por parte del movimiento social y popular, las comunidades y algunos académicos con el fin de ayudar en la solución de las contradicciones económicas, sociales y políticas que surgen como consecuencia de la implementación hace ya más de una década en el país de una economía extractivista.

Las propuestas recogidas en este documento señalan principalmente a las transnacionales mineras privadas y al Estado como los responsables y facilitadores de la reprimarización de la economía colombiana, del aumento de la minería ilegal que se convierte en una importante fuente de financiación de los grupos armados al margen de la ley y del avance de la locomotora minera que consolida la minería a cielo abierto y a gran escala.

Respecto al tipo de propuestas se destacan las motivadas por la defensa del medio ambiente, el derecho a la tierra y el territorio, el impulso de la economía campesina, el derecho al agua, el respeto de los derechos humanos, la defensa de la movilización popular, el reconocimiento y formalización de la pequeña y mediana minería, las exigencias laborales, la participación y la veeduría popular en la actividad minera, y por último la necesidad de llevar a cabo una minería responsable social y ambientalmente que tenga control y participación estatal.

Para efectos de este trabajo recopilamos algunas de las propuestas expresadas en documentos realizados por parte de distintas organizaciones del movimiento social y popular colombiano como: el Proceso de Comunidades Negras –PCN; el Congreso de los Pueblos; La Marcha Patriótica; la Cumbre Nacional Agraria, Campesina, Étnica y popular; CENSAT AGUA VIVA; el Movimiento Colombiano Ríos Vivos; el Comité para la Defensa del Agua y del Páramo de Santurbán; La Asociación de Afectados por el Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo –ASOQUIMBO; Constituyentes por la paz con justicia social; la Red Colombiana Frente a la Gran Minería Transnacional –Reclame, además de otras organizaciones de base.

Las fuentes utilizadas para la sistematización de las propuestas son el Pliego de Exigencias de la Cumbre Nacional Agraria, Campesina, Étnica y popular realizada en marzo de 2014; el Primer Informe Temático: ¿Qué mandatan las Constituyentes sobre el problema agrario y desarrollo rural? de las Constituyentes por la paz con justicia social; la Declaración política de la Constituyente minero-energética y ambiental realizada en la ciudad de Neiva los días 28, 29 y 30 de noviembre de 2014; la Declaración política del Encuentro por la paz, la territorialidad, contra la política minero energética y ley de baldíos llevada a cabo en noviembre de 2014 por parte de las comunidades minero campesinas del sur de Bolívar; las memorias Mujeres y minería. Ámbitos de análisis e impactos de la minería en la vida de las mujeres. Enfoque de derechos y perspectiva de género, del Encuentro Latinoamericano Mujer y Minería realizado en Bogotá el 10, 11 y 12 de octubre de 2011; el comunicado 004 de la Movilización de mujeres Afrodescendientes, por el cuidado de la vida y el territorio ancestral, Norte del Cauca – Bogotá, 17 al 27 de noviembre de 2014; El Mandato del Congreso de los Pueblos y la Declaración política Hacia una propuesta alternativa de política minero-energética nacional del I Encuentro Minero-Energético Nacional – III Encuentro Nacional de RECLAME hecho en Bogotá el 16 y 17 de mayo de 2013; el Pliego Agrario y Minero-Energético para avanzar hacia un país con paz y vida digna del Coordinador Nacional Agrario y el Congreso de los Pueblos, agosto 2013.

Igualmente, para la elaboración del documento se recurrió a otras fuentes como los libros “Políticas Mineras en Colombia” de Julio Fierro Morales editado por el Instituto para una Sociedad y un Derecho Alternativos –ILSA; “Extractivismo, conflictos y resistencias” de Censat Agua Viva – Amigos de la Tierra Colombia; los informes realizados por la Contraloría General de la Republica que estuvieron bajo la dirección de Luis Jorge Garay Salamanca “Minería en Colombia: Derechos, políticas públicas y gobernanza” y “Minería en Colombia: Institucionalidad y territorio, paradojas y conflictos”; el informe del Cinep/Programa por la paz “Minería, conflictos sociales y violación de los derechos humanos en Colombia”; el informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo –PNUD “Colombia rural. Razones para la esperanza” y diversos artículos de la revista Cien días vistos por Cinep/PPP y la Revista Semillas.

El presente informe se encuentra divido en cuatro capítulos. Los primeros tres capítulos corresponden a las propuestas que el movimiento social y popular colombiano ha elaborado en los últimos años sobre temas minero-energéticos y el cuarto capítulo se enfoca en los consensos y disensos hallados en las propuestas planteadas en los capítulos anteriores. Además de una breve descripción sobre las problemáticas halladas en cada tema, cada capítulo cuenta con unas iniciativas de legislación popular en donde se destacan las principales proposiciones del movimiento social y popular en aras de la construcción de una legislación minero-energética alternativa.

Notas al pie:

1 Manuel José Cárdenas (2010) Locomotoras para el Desarrollo. Disponible en: http://www.portafolio.co/columnistas/locomotoras-el-desarrollo
2 Cinep (Agosto 2014), ¿En qué va la locomotora minera? Los rastros de la locomotora minera de Santos y los rieles venideros, Cien días. N° 82, pp. 11.

3 Cinep (2012), Informe especial: Minería, conflictos sociales y violación de los Derechos Humanos en Colombia, pp. 3.

Equipo de Sistematización
Constituyentes por la Solución Política y la Paz con Justicia Social Febrero de 2015

Descargar Archivo: